Publicado: 22 de Mayo de 2018 a las 16:24

¿Qué nos hace decidirnos por comprar uno u otro sofá? Lo primero que nos viene a la mente, nos guste o no, es el precio, después nos podemos hacernos creer que es lo secundario pero no. Si tenemos claro nuestro presupuesto empezaremos a poner como prioridad el diseño, aquello que decimos mucho de "si no me entra por los ojo...". El siguiente paso son la medida y su funcionalidad, si me cabe en el hueco que tengo, si tiene cama o no y por su puesto el dichoso arcón en el chaislongue  y lamentablemente de los últimos detalles que tenemos en cuenta es la calidad.

¿Y si cambiáramos el orden de los factores? Comenzaríamos confirmando el espacio, demás está decir que si no tiene la medida...¿pa´qué?. El segundo paso lógico es la unión del diseño con la funcionalidad, cada uno de nosotros tiene prioridades distintas referente a estos dos puntos ya que podemos dar, indistintamente, importancia a cualquiera de ellos, por ejemplo te puede gustar mucho un sofá pero resulta que lo buscas cama o viceversa. 

Es al hablar de precio cuando debemos hacernos otra pregunta, ¿Cubre nuestras necesidades y/o exigencias en relación a su calidad-precio? Gracias al mercado las posibilidades son prácticamente ilimitadas, la oferta es inmensa y se multiplica por 1.000 si tenemos en cuenta los diferentes materiales con que se puede tapizar cualquier sofá.

Nuestra recomendación es que el cliente debe preguntar más, más sobre con qué materiales está fabricado el armazón, que cinchas llevan los asientos (si son fijos, pero especialmente si son extensibles). Las espumaciones (asientos) y los respaldos (reclinables o no) son otros aspectos que sin la debida información se convierten en futuros problemas de durabilidad. Si estos elementos son vitales el tapizado lo es en la misma medida.

A nuestra tienda nos llegan, últimamente, muchos clientes con la falsa idea de que todas las microfibras son superiores al resto de los tejidos, esta información no sale de otro sitio que tiendas de muebles con personal poco profesional o con pocas ganas de explicar la diferencia. Por todo ello...ya saben...no dejen de preguntar para comprar lo que quieren no lo que les vendan.